Recaudación de fondos

¡Detener la producción de bombas e impedir la expansión de la fábrica de RWM en Cerdeña es más urgente que nunca! RMW se prepara para aumentar su suministro de artefactos explosivos, incluso a países como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, los cuales los utilizan en el bombardeo indiscriminado en Yemen. La campaña Stop RWM se enfrenta a grandes gastos, tanto por una serie de recursos administrativos, destinados a bloquear la expansión de la fábrica, como por la defensa legal de lxs activistas. Necesitamos el apoyo de todxs para continuar con esta lucha.

PUEDES AYUDARNOS A FINANCIAR NUESTROS GASTOS LEGALES HACIENDO UNA TRANSFERENCIA AL IBAN:

IT86 F076 0104 8000 0003 3854 282

TITULAR DE LA CUENTA: ITALIA NOSTRA ONLUS SEZ. DI SANT’ANTIOCO

REFERENCIA: EROGAZIONE LIBERALE FINALIZZATA AL RICORSO AL TAR CONTRO AUTORIZZAZIONE AMPLIAMENTO FABBRICA RWM ITALIA

O PARTICIPANDO EN LA CAMPAÑA DE CROWDFUNDING

STOP RWM – Detengamos la fábrica de bombas en Cerdeña

EN LA PLATAFORMA BuonaCausa.org

La campaña contra la producción de bombas de la empresa RWM se reactivó en 2015, después de que una investigación periodística demostrara que las bombas para aviones utilizadas para destruir hogares civiles en Yemen habían sido producidas en la fábrica de RWM en Cerdeña (en los municipios de Domusnovas e Iglesias): los artefactos explosivos tenían estampado el código de identificación de la empresa. La sociedad RWM, que controla desde 2010 la fábrica de Domusnovas-Iglesias, es propiedad de la multinacional de armamento Rheinmetall, con sede en Alemania. Los contratos más importantes de la empresa, de cientos de millones de euros, tienen que ver justamente con el suministro de bombas para aviones a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, países que actualmente están inmersos en una sangrienta guerra en Yemen.

Ampliación de la fábrica

Si al principio nuestra lucha buscaba el cierre y la reconversión de la fábrica de bombas de Domusnovas/Iglesias, hoy, tristemente, estamos luchando para impedir la ampliación exponencial de esta empresa en el territorio circundante. La fábrica de bombas RWN está viviendo un rápido desarrollo: desde 2018 puso en marcha un plan de inversión masivo para ampliar sus instalaciones y aumentar su producción de artefactos explosivos. El plan fue dividido en muchos proyectos diferentes (alrededor de 20), que fueron aprobados por los municipios de Domusnovas e Iglesias por medio de un procedimiento simplificado. Adicionalmente, el municipio de Iglesias ha aprobado algunos proyectos de suma importancia, como la duplicación de las líneas de producción con el fin de triplicar la producción de armamento (construcción de las “Nuevas Secciones R200 y R210”, aprobado el 9 noviembre de 2018), y el nuevo polígono para probar explosivos (construcción del “Campo de Pruebas R140”, aprobado el 8 de julio de 2019). Se trata de decisiones funestas a las que hay que oponerse por todos los medios. Además, estas medidas fueron aprobadas mediante un procedimiento claramente ilegítimo, recurriendo a mecanismos forzados y actos arbitrarios que favorecieron escandalosamente a la empresa proponente. Todo con la complacencia de los poderes públicos, tanto políticos como administrativos, que no ejercieron el debido control de la protección del medio ambiente y la salud de las personas.

Recursos administrativos

Una de las estrategias para bloquear este monstruoso plan de expansión de la producción bélica de RWM fue interponer una serie de recursos administrativos (disponibles en la sección “Documenti”), firmados por diversas asociaciones ambientalistas, pacifistas, sindicales y culturales, incluida Italia Nostra, la titular de la cuenta corriente utilizada para recolectar fondos. El primer recurso, presentado en enero de 2019, fue rechazado en julio de 2020 por el Tribunal Administrativo Regional (TAR) con base en consideraciones erradas y parciales, por lo que nos vemos en la necesidad de reafirmar nuestra causa e impugnar el fallo ante el Consejo de Estado. La justicia administrativa es costosa e interponer recursos implica cuantiosos gastos burocráticos, a los que deben sumarse los honorarios de lxs abogadxs; se trata entonces de un gran esfuerzo económico que hasta ahora ha sido financiado por medio de donaciones voluntarias.

¿Cuál es la situación actual?

En julio de 2019 el gobierno italiano suspendió por 18 meses —hasta finales de diciembre de 2020— la licencia de RWM para exportar bombas a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. RWM reaccionó a la suspensión de un modo aparentemente contradictorio: por un lado, reportó una crisis profunda (a pesar de que sus utilidades y su volumen de ventas hayan aumentado en 2019) y desde agosto de 2020 tiene a parte de sus empleadxs cobrando seguro de desempleo (cassa integrazione); por el otro, siguió desarrollando con gran energía sus planes, sin detener en ningún momento las obras de ampliación, ni siquiera durante la emergencia desencadenada por la pandemia del Covid-19, al punto que las obras parecen estar casi terminadas (véase la documentación fotográfica). Tememos que a principios de 2021 se levante el moratorio a la exportación de bombas a países en guerra por parte de RWM y la empresa pueda reanudar su actividad letal a toda velocidad, multiplicando su producción de artefactos explosivos gracias a las nuevas instalaciones, que ya están casi listas. Para evitar que esta pesadilla se vuelva realidad, debemos oponernos ahora con toda nuestra energía.

Crea il tuo sito web con WordPress.com
Crea il tuo sito
%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close